domingo, 25 de enero de 2009

Unas risas con Lope de Vega

Parece que cuando hablamos de los clásicos, estamos cubriendo la obra literaria de una capa de gravedad y circunspección. Parece que tratamos de temas muy serios, que el autor y su obra están investidos de una aureola de solemnidad.

A veces nos olvidamos de que los autores clásicos eran humanos, seres tan de carne y hueso como nosotros, tan capaces de la ironía y de la ira como cualquiera. Nos olvidamos de que tuvieron sus debilidades y no sólo grandezas e, incluso, parece que les arrebatamos hasta la posibilidad de haber tenido sentido del humor.

Leyendo esta tarde las "Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos" de Lope de Vega, me he tropezado con el siguiente soneto.

LLevome Febo a su Parnaso un día,
y vi por el cristal de unos canceles
a Homero y Virgilio con doseles,
leyendo filosófica poesía.

Vi luego la importuna infantería
de poetas fantásticos noveles,
pidiendo por principios más laureles
que anima Dafnes y que Apolo cría.

Pedile yo también por estudiante
y díjome un bedel : "Burguillos, quedo,
que no sois digno de laurel triunfante".

"¿Por qué?", le dije. Y respondió sin miedo:
"Porque los lleva todo un tratante
para hacer escabeches en Laredo"


Se dice que uno de los elementos importantes para conseguir un efecto cómico es la sorpresa. Y algo de eso debió de haber, porque, no sé si afectado por los prejuicios que confieren gravedad a todo lo clásico, o engañado por el aire mitológico de los dos cuartetos, no esperaba el atrevido y descarado desenlace que traían consigo los tercetos y, en especial, los dos últimos versos.

...Y no pude evitar soltar una carcajada.

7 comentarios:

Didac Valmon dijo...

cuanto me gusta oírte decir esto...reirse con los clásicos es un gran ejercicio!! la gravedad se la dan los críticos que quieren ver a dios donde sólo hay literatura divertida
Un abrazo y sigue disfrutando de Burguillos

igrgavilan dijo...

Gracias Diego. Por el comentario...y por el libro :-).

En efecto, es un buen ejercicio el no tomarse las cosas demasiado en serio. Además, seguro que Lope no lo pretendía.

Apostillas literarias dijo...

Considero que reirse con algun texto de los clásicos es normal, y más si usan en lo que escriben el humor.

igrgavilan dijo...

racias Magda (perdona, pero llamarte 'Apostillas literarias' se me hace raro :-) ).

Me hace ilusión que te hayas pasado por mi blog y me hayas dejado un comentario. Conocía tu blog desde hace ya bastante tiempo, aunque no recuerdo exactamente de qué, (creo que alguien te mencionó en El recreo). Así que ha sido una sopresa muy agradable ver que has entrado en mi blog.

En cuanto a tu comentario en sí, probablemente tienes razón. El eventual respeto hacia los clásicos de forma indiscriminada esta injustificado. Los hay realmente graciosos o, al menos, irónicos.

Son muy divertidas, por ejemplo, las comedias del Siglo de Oro.

desequilibros dijo...

El verdadeero humor lo inventaron ellos. Tambiñen me ha sorprendido.

Saludos

igrgavilan dijo...

Gracias, desequilibros.

En efecto, también en el tema del humor, tenemos muchos que aprender de los clásicos.

Anónimo dijo...

Muy buenas tardes ,resulto ser muy interesante su espacio y le felicito :), le agradeceria y a la vez seria muy
grato si podriamos realizar intercambio de enlaces. Nuestra pagina para que ustedes nos enlacen es http://www.easycreate.es/ titulo: Diseño Web
y nuestra web para intercambios es http://www.easycreate.es/links.asp
Espero su respuesta, muchas gracias seo@easycreate.es