domingo, 14 de febrero de 2010

Testimonio, tristeza y añoranza en la literatura de posguerra

A menudo que ha impresionado la tristeza profunda que habita en las novelas de la posguerra española, una posguerra que, de forma unilateral y desde un punto de vista literario, extiendo mucho más allá de los años inmediatamente posteriores a la contienda, para abarcar a los autores y obras de los años cincuenta e, incluso, algún retorno posterior a la época de mano de autores maduros que la vivieron en primera persona.

Especialmente sobrecogedora me pareció en su momento, por ejemplo, la famosísima "Nada" de Carmen Laforet, pero esa misa tristeza profunda late en algunas de las obras de Carmen Martín Gaite o de Josefina Aldecoa, o Rafael Torres o tantos y tantos otros.

Se trata de un sentimiento de profunda tristeza más que de rebeldía o denuncia; se trata de una literatura que nace del interior, del sentimiento y la desolación y donde la denuncia viene dada por sí sola, por un testimonio personal que, sin necesidad de tocar el hecho bélico en si mismo, y sin adornos superfluos, denuncia la tragedia, la miseria y el absurdo.

Así lo expresaba Carmen Martín Gaite en un artículo publicado en 1990:

"... los protagonistas de las novelas y cuentos publicados al filo de los años cincuenta , además de un papel de testigos, dejan constancia de una cierta desazón y parecen estar buscando un espacio más amplio y satisfactorio para sus existencias, menos opresivo. En este sentido pueden ser tomados por incorfomistas. Pero no suele tratarse de una búsqueda arriesgada ni heróica de la libertad, sino más bien de una añoranza de ella..."

Es quizá esta una de las funciones más profundas y honradas de la literatura: el dar testimonio, el servir de testigo de hechos y épocas, el revelar contradicciones, el aflorar sentimientos ocultos. Y la mejor forma de hacerlo es como hicieron nuestros autores de posguerra, sin beligerancia, sin tomar partido, mediante la simple exposición de hechos que hablan por sí mismos.

3 comentarios:

Paco dijo...

Otro de los autores que podemos llamar de posguerra, -leído en mi juventud- a mí entender es José María Girondella, Autor entre otros muchos dé; Los cipreses creen en Dios, Un millón de muertos, Ha estallado la paz y Los hombres lloran solos.

Un saludo

igrgavilan dijo...

Si, Paco. Hace unos años me leí la trilogía que mencionas. Creo que conseguía con bastante neutralidad reflejar lo que sucedió.

Sin embargo, no creo que sea el autor que más tristeza o desolación haya volcado en su descripción de los hechos... (al menos, no fue el que más tristeza me ha transmitido) a pesar de que los mismos hechos, evidentemente, llevan un tristeza y desolación implícitos.

Octavio dijo...

No sé si la tristeza, pero creo que el que mejor refleja el clima de vacío espiritual y de carencia de ilusiones, sin hacer mención directa a la guerra, es El Jarama, de Sánchez Ferlosio.
Capítulo aparte merecen los cuentos de Ignacio Aldecoa.